Estrés

El estrés es un conjunto de reacciones fisiológicas que preparan al organismo ante situaciones de acción.

Pero comúnmente se entiende como estrés, un sentimiento de malestar, cansancio  o tensión física o emocional, que puede provenir de cualquier sentimiento o pensamiento que te haga sentir frustrada@ o nervios@, es la reacción de tu cuerpo ante alguna demanda o situación amenazante.

«Estrés» viene del latín stringere ‘apretar’​ y derivado del inglés es «fatiga de material». 

Según la Real Academia Española el estrés es una «Tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves».

¿El estrés es positivo?

Aquí entramos en una gran distinción de lo que es el estrés. No todo el estrés es nocivo y no todo el agobio es estrés.

El estrés positivo es el «eustress» y el estrés negativo es el «distress».

El estrés positivo nos mantiene vivos, ya que nos ayuda a comprender todos los estímulos físicos, psicológicos y fisiológicos que suponen las pequeñas alegrías de la vida, porque el cuerpo es capaz de enfrentarse a las situaciones e incluso obtiene sensaciones placenteras de ellas, el eustress permite experimentar el mundo de una manera placentera.  Además de alentarnos a salir de nuestra zona de confort y tomar ciertos riesgos de una naturaleza no peligrosa, por lo tanto se relaciona con la hormona de la felicidad, la dopamina

Y por otro lado, el distress se traduce al español como angustia o aflicción, esta asociado a la producción de cortisol (hormona que es liberada ante la presencia de estrés). Este se activa ante una situación de amenaza interna o externa que requiere de un esfuerzo excesivo.

¿Cómo reconocer el estrés?

Cuerpo: dolor de cabeza, sueño, problemas digestivos, sudoración, palpitaciones, cansancio y calambres. 

Emociones: ansiedad, depresión, irritabilidad, enojo, agobio, inseguridad, desilusión, nerviosismo, inestabilidad, desconfianza.

Mente: concentración baja, falla de la memoria, pensamientos repetitivos, no se razona bien.

Hábitos: abuso del café, bebidas energéticas, comida chatarra, vicios, internet u otros medio para «calmarte».

Relaciones interpersonales: tensión, incomprensión, extrañeza y peleas con los seres queridos por cualquier motivo existente o no.

 

 

«Overthinking will destroy your happiness and your mood. It’ll make everything worse than it actually is. Take a deep breathe, exhale, and have faith. What’s meant to be will be»

Consejos para aliviar el estrés.

1. Hacer ejercicio: teayudará a bajar los niveles hormonales de cortisol y liberar endorfinas, te ayudará a tener una mejor calidad de sueño y te sentirás más seguro de ti mismo.

2. Encender una vela: existen aromas de velas que te ayudarán a calmarte un poco, como la lavanda, rosas, inciensos, naranja o flor de azar, será un tipo de aromaterapia. 

3. Reducir tu ingesta de cafeína: la cafeína no sólo se encuentra en el café, también en el chocolate, en el té y bebidas energizantes. A veces el tomar café les provoca nerviosismo a algunas personas, si a ti te pasa esto, es recomendable que lo dejes por un tiempo, de lo contrario, toma café pero con moderación. 

 

 

 

 

4. Pasar tiempo con tus amigos y familia: esto te ayudará a sobrellevar tus momentos difíciles y de seguro te brindarán apoyo emocional.

5. Reír: ayuda a reducir tu respuesta al estrés y la tensión muscular, también puede mejorar tu sistema inmunitario y tu estado  de ánimo.

6. Aprende a decir no: no tienes control sobre todos los factores que te estresan, pero sí sobre algunos. Trata de impedir las situaciones o acciones que te llevan a estresarte, aprende a diferenciar las situaciones que no aportan a tu felicidad y sólo buscan agobiarte.

Salud Mental

Según la OMS, Salud Mental es 

Un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus capacidades, es capaz de afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de manera productiva y fructífera, además de contribuir a su comunidad.

Es un estado de bienestar físico, mental y social, no es sólo no presentar enfermedades o afecciones.

 En el Congreso de Médicos y Biólogos de Lengua Catalana (1976), se aceptó la definición de que: La salud es aquella manera de vivir que es autónoma, gozosa y solidaria.

Según la Federación Mundial para la Salud Mental, la salud mental tiene que ver con:

  • Cómo nos sentimos con nosotros mismos.
  • Cómo nos sentimos con los demás.
  • En qué forma respondemos a las demandas de la vida. 

Es importante mencionar que nadie mantiene durante toda su vida las condiciones de una «buena» salud mental.

 

Algunas características de personas mentalmente sanas pueden ser:

– Están satisfechos consigo mismo: no están abrumados con sus propias emociones, pueden aceptar sin alteraciones los problemas de la vida, tienen una actitud tolerante, no subestimas ni sobrevaloran sus habilidades, se respetan a sí mismas y consiguen placer de las cosas simples de la vida cotidiana.

– Se sienten bien con los demás:
Capaces de amar y tener en consideración las intenciones de los demás, tienen relaciones duraderas y satisfactorias, confía en los demás y le gusta que ellos confíen en el, no se aprovecha de los demás y no se deja utilizar, se siente parte de un grupo.

– Capaces de satisfacer las demandas de la vida:
Enfrenta los problemas a medida que se le van presentando, aceptan responsabilidades, modifican su ambiente y son capaces de adaptarse a este también, planifican el futuro sin temor, tienen una mente abierta a nuevas posibilidades y experiencias, hacen uso de sus aptitudes y dotes, ponen su mejor esfuerzo en todo lo que hacen.

¿Cómo cuidar la Salud Mental? 

 

Para mantener nuestra salud mental en equilibrio debemos:

+ Mantener relaciones personales saludables.

+ Evitar el aislamiento.

+Regular los horarios de sueño y alimentación.

+ Hacer ejercicio. 

+ Mantener organizadas tus rutinas y actividades. 

+ Distinguir y hablar de nuestras emociones.

+ Tener tiempo para relajarse y tener un pasatiempo o hobby.

 

12 cosas que puedes hacer por tu salud mental

1. Aceptarte como eres.

2. Comer sano. 

3. Celebrar las pequeñas victorias.

4. Ejercitarse.

5. Buscar ayuda cuando la necesites.

6. Pasear al aire libre.

 

7. Dormir bien.

8. Cultivar tus relaciones con amigos y familia.

9. Ser voluntario. 

10. Aprender algo nuevo.

11. Dedicar más tiempo a ti mismo.

12. Aprender sobre tus emociones.

«Don’t believe everything you think.»